La Universidad Camilo José Cela de Madrid ha registrado este miércoles el hecho poco habitual de una numerosa afluencia de personas que se han acercado hasta su Campus de Villafranca (Villanueva de la Cañada, Madrid) para pedir consultar la tesis del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. A primera hora de esta tarde en el centro advertían de que hoy ya no la podrían consultar más personas, aunque se daba la opción de acudir otro día.

Tanto es así, que finalmente la Universidad ha decidido ampliar a partir de mañana el horario de su biblioteca, que permanecerá abierta de 8 de la mañana a diez de la noche, para "facilitar" la consulta de la tesis de Sánchez.

Este súbito interés en conocer un trabajo titulado "Innovaciones de la Diplomacia Económica Española: Análisis del Sector Público (2000-2012)" que Sánchez defendió en 2012 ha coincidido con la petición que le lanzaba en el Congreso el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, para que haga pública su tesis y disipe las "dudas" en torno a esta investigación.

Según le ha dicho Rivera, hay "dudas razonables" sobre la publicación de su tesis doctoral y es necesario "acabar con las sospechas". "Usted es de las pocas personas que hace una tesis doctoral y la oculta", ha dicho Rivera.

Sánchez le ha respondido que su tesis "está publicada conforme a la legislación", algo que corroboran en la Universidad Camilo José Cela, donde se doctoró en Economía, Empresa y Finanzas. Eso sí, este centro hace la lectura más restrictiva de la Ley de Ciencias que desde 2011 promueve el intercambio de conocimiento y dispone que las universidades difundan en abierto los trabajos doctorales.

La tesis doctoral de Sánchez aparece referenciada en la Base de Datos de Tesis Doctorales (TESEO) del Ministerio de Educación. Allí es suficiente escribir los dos apellidos del presidente para que aparezca una referencia a la investigación, con un sucinto resumen de cuatro líneas y media de amplitud.

El acceso a la tesis doctoral de Sánchez es público pero sólo se puede consultar acudiendo en persona a la universidad y rellenando un formulario de solicitud para poder leerla, sin sacarla de sus instalaciones. Sólo está disponible en la sala de lectura de la biblioteca, con fines personales de estudio e investigación, sin posibilidad de reproducirla total o parcialmente, según las normas del centro. Una vez allí, se puede consultar todo el tiempo que se quiera.

Hasta aquí se cumple lo que ha afirmado el presidente en su respuesta a Rivera y lo que señalaban después fuentes de la Moncloa, que su tesis doctoral "está depositada donde tiene que estar", en referencia a TESEO, y "depende de la Universidad Camilo José Cela, que es la que se encarga de facilitar" su lectura.

No disponible online

Sin embargo, sí hay diferencias entre la investigación de Sánchez y otras tesis doctorales, por ejemplo, las del líder de Podemos, Pablo Iglesias, o del exvicepresidente de la Generalitat de Cataluña, Oriol Junqueras. A diferencia de la del presidente, las suyas están colgadas íntegramente en Internet.

Si se introduce en Google el título de las tesis de Iglesias o de Junqueras, por ejemplo, el buscador nos devuelve un pdf con las tesis íntegras, 576 páginas sobre desobediencia civil o de 113 folios de historia y economía de Cataluña en la Edad Moderna.

No ocurre así en el caso de las 342 páginas de que consta la tesis del presidente, puesto que todas las entradas remiten a publicaciones de prensa relacionadas con su trabajo que se han hecho en los últimos años pero a su trabajo mismo.

Fuentes universitarias apuntan a que la diferencia entre la tesis de Sánchez, que no puede leerse online, y las de Iglesias o Junqueras estribaría en una cuestión del permiso que estos últimos dieron para que su investigación estuviera disponible en Internet, una autorización que no habría dado el presidente.

Por la fecha en la que cada uno de ellos defendió su tesis -2012 el presidente, 2008 Iglesias y 2002 Junqueras-, todos ellos lo hicieron estando en vigor una normativa previa al real decreto de 2011 que facilitó que Universidades y doctorados facilitaran la difusión de las tesis.

La nueva normativa, contemplada en la Ley de Ciencia de 2011, asignó a la Universidad la tarea de proceder al archivo en formato electrónico abierto en un repositorio institucional de las tesis doctorales, una vez aprobadas.

El procedimiento práctico es que los nuevos doctores pueden marcar una casilla para autorizar a la universidad a difundir su tesis, una posibilidad que, en virtud de la normativa anterior, no se le ofreció ni a Sánchez, ni a Iglesias ni a Junqueras.

Por eso, las fuentes apuntan a que Iglesias y Junqueras sí habrían autorizado igualmente que su tesis estuviera en abierto online, mientras que el presidente no lo ha hecho.

Esto se suma al hecho de que la obligación de que un doctor publique su tesis íntegra en Internet depende de la universidad de que se trate. Así, por ejemplo, en la Carlos III de Madrid es obligatorio, hasta el punto de que un doctorando no puede defenderla si antes no ha autorizado a que esté en abierto.

Fuentes de Universidades señalan que la Universidad Camilo José Cela donde se doctoró Sánchez, de titularidad privada, apuesta por la lectura más restrictiva de la ley y su difusión se restringe a tener copia de los trabajos para consulta dentro de su biblioteca.