El inicio de un nuevo curso escolar para los 197.457 alumnos de Educación Infantil, Primaria y Especial de toda Galicia se ha desarrollado este miércoles con total normalidad.

Así lo constataba el Conselleiro de Educación, Román Rodríguez, en la inauguración del curso en el colegio Rosalía de Castro de la capital lucense, donde señaló que en la ciudad son 8.000 los estudiantes que vuelven hoy a las aulas (2.500 alumnos de Infantil y 5.500 de Primaria).

El Conselleiro ha confirmado que esta normalidad "también se hace extensiva al transporte escolar, que prestará servicio a 90.000 alumnos de 765 centros públicos, lo que coloca a Galicia como la primera comunidad de todo el Estado en lo referido al volumen que presenta este servicio educativo complementario".

Rodríguez ha indicado que "el sistema educativo de Galicia se basa en la calidad, en la equidad y en igualdad de oportunidades. La última estadística del Ministerio acredita que el sistema educativo gallego es el más inclusivo de toda España, puesto que el 92,4% de los alumnos con necesidades educativas especiales estudian en centros ordinarios".

Según los datos facilitados por el Conselleiro, "este curso habrá 63 centros plurilingües más, hasta alcanzar los 385 (48 de ellos en la provincia de Lugo). La enseñanza digital beneficiará a 18.000 alumnos, pues habrá 267 centros con libro digital (49 en la provincia de Lugo), 114 más con respecto al curso pasado".

En el caso concreto de la ciudad de Lugo, Rodríguez ha destacado el compromiso de la Xunta con los centros educativos del municipio. Solo este año están en planificación "más de 5,4 millones de euros en una docena de centros". Entre las obras más importantes está "la construcción del nuevo CEIP Sagrado Corazón o la futura ampliación del IES Sanxillao, con una inversión de 4 y 1 millón de euros respectivamente.

Entre otras autoridades, Román Rodríguez estuvo acompañado del delegado territorial de la Xunta en Lugo, José Manuel Balseiro, el secretario general técnico de la Consellería, Jesús Oitavén, el director general de Educación, FP e Innovación Educativa, Manuel Corredoira y el director general de Centros y Recursos Humanos, José Manuel Pinal

El próximo lunes 17 es el turno de la formación profesional, secundaria y universitaria. En Galicia los tres ámbitos suman 400.000 estudiantes.

EDUCACIÓN "NO CUBRE LAS BAJAS"

Frente a esta visión alentadora de la educación gallega, el Sindicato de Traballadores e Traballadoras do Ensino de Galiza (STEG) ha denunciado que la Consellería de Educación "no está cubriendo las bajas de comienzo de curso".

Así, ha asegurado que Educación ha publicado en su web, con fecha 12 de septiembre, las instrucciones relativas a la toma de posesión del profesorado de Secundaria, donde indica que las mismas "solo tendrán efectos administrativos con fecha 17 de septiembre".

Al respecto, en un comunicado que recoge el escrito presentado este miércoles por el sindicato ante la Administración autonómica, STEG ha apuntado que "fía al voluntarismo del profesorado la incorporación previa a ese día".

Al mismo tiempo, ha asegurado que "se pone en riesgo la propia integridad del profesorado que decida acudir a su puesto antes", ya que "están en tierra de nadie a efectos jurídicos", por lo que, "en caso de que suceda un siniestro o percance -pérdida de la interenidad, derechos laborales o salario que correspondería, entre otros-".

"DETERIORO IMPORTANTE" DE LA CALIDAD

Asimismo, ha indicado que la medida supone "un deterioro importante de la calidad de la enseñanza pública", ya que el profesorado que llegue en esta fecha "no tuvo tiempo de conocer al alumnado y sus diferentes necesidades", en la línea de "organizarse mejor" para el inicio del curso escolar.

Además, ha apuntado que "se imposibilita la adecuada coordinación previa con el resto del profesorado", ya sea "a nivel de tutoría, o de otros aspectos importantes", como proyectos o coordinación de los diferentes equipos.

Por otra parte, ha señalado que el "supuesto ahorro" que esta medida pudiese traer "solo viene a empeorar la calidad de la enseñanza pública".

Y, finalmente, ha explicado que, "una vez más, quien más acusará estas medidas es el alumnado con más dificultades, el cual va en contra de una enseñanza que garantiza la igualdad de oportunidades, la equidad y la justicia social".