Según ha informado la Diputación vizcaína en un comunicado, del total recaudado, 2.638,5 millones corresponden a la Imposición Directa, que crece el 6,5%. Dentro de ésta, el IRPF en su conjunto aumenta el 5,2%, alcanzando los 1.771,1 millones de euros, de los cuales 1.709,2 millones corresponden a las retenciones de trabajo, que crecen el 3,6%. El Impuesto sobre Sociedades en su conjunto aporta 720,2 millones a la recaudación, lo que representa un crecimiento del 12,6%.

También incrementan su aportación otras figuras de la Imposición Directa, como el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (1,5%) y el Impuesto sobre el Patrimonio (6,7%).

La recaudación de Impuestos Indirectos en estos ocho meses ha sido de 2.016,4 millones de euros, creciendo un 10,1% respecto al año pasado. En este mes ya están contabilizados los dos primeros ajustes realizados con las otras diputaciones forales, en los que Bizkaia ha abonado 164,2 millones de euros a Álava y 437,3 millones de euros a Gipuzkoa.

Dentro de la Imposición Indirecta, la recaudación del IVA de Gestión Propia crece un 15%, alcanzando los 1.697,1 millones de euros, mientras que entre los Impuestos Especiales el de Hidrocarburos crece un 5%, el de Labores del Tabaco un 1% y el de la electricidad el 5,1%. Por último, las Tasas y Otros Ingresos aportan 39,8 millones de euros, 2,6 millones menos que en el mismo periodo de 2017.

De este modo, la recaudación total de Tributos Concertados de Gestión Propia asciende a 4.694,8 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 7,9% respecto a los datos de agosto de 2017.

En los ajustes con el Estado, Bizkaia ha recibido 424,7 millones por IVA, el 22,3% menos que en 2017, cuando se integraron en este ajuste los 121 millones de euros derivados de los acuerdos alcanzados en la Comisión Mixta del Concierto Económico. Por el contrario, en el ajuste de Impuestos Especiales, Bizkaia ha abonado al Estado 107,0 millones de euros, lo que ha hecho crecer este pago en un 18,6%.