unas cifras que superan en un 20 por ciento las atenciones realizadas en 2016.

Son cifras facilitadas este miércoles por la presidenta de la organización humanitaria del Teléfono de la Esperanza en Granada, Mónica Amaya, con motivo de la conmemoración con un expositor informativo, situado en la plaza del Campillo de la capital granadina, del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, que fue el pasado 10 de septiembre.

La concejal de Derechos Sociales, Educación y Accesibilidad en el Ayuntamiento de Granada, Jemi Sánchez, ha mostrado su apoyo a la labor realizada por el Teléfono de la Esperanza el Teléfono de la Esperanza, que se encuentra entre las organizaciones humanitarias más "solidarias y sensibles" en la medida en que "su herramienta es la atención y escucha de personas en crisis, que no encuentran una salida y que no tienen un lugar al que acudir".

Además, Sánchez ha subrayado la necesidad de "romper el silencio" contra el suicidio para lo que ha considerado "vital" la labor de asesoramiento, acompañamiento y escucha prestada por esta organización humanitaria, "que salva vidas" y que, en Granada, cuenta con la colaboración de más de 40 voluntarios.

Tras destacar que "Granada quiere que se rompa el tabú que existe en torno al suicido", Sánchez ha invitado a la ciudadanía a pasar por el expositor del Teléfono de la Esperanza pare informarse y convertirse "en agentes capaces para la prevención ante una situación de crisis y conocer los recursos ciudadanos que la ciudad ofrece en este sentido".