Mickey Mouse celebra su cumpleaños: la factoría Disney lo creó hace hoy 80 años y, como si le hubiesen congelado, el roedor no presenta ni una arruga ni una cana.


 

Llegó a la gran pantalla en blanco y negro. Sustituía a un conejo, de nombre Oswald, y se imponía a un caballo, un perro, un gato, una rana y una vaca. Disney le llamó Mortimer, pero gracias a su mujer cambió de nombre.

Desde entonces, todo han sido éxitos. Su cabeza y sus ojos crecieron, al igual que el cariño del público. Participó en cientos de cortos y se convirtió en una auténtica superestrella, con premio Oscar incluido.

Son muchos años en lo que no le han faltado su inseparable Pluto, y en los que se ha mantenido fiel a su querida Minnie. También en los que se intentaron imitaciones, como Farfur, el ratón palestino que moría a manos de los israelíes.