Nacional

La Xunta pide por carta al Gobierno que garantice el cierre perimetral de Galicia en la frontera portuguesa.

El próximo 9 de mayo decaerá, previsiblemente, el estado de alarma y desaparecerán las restricciones vigentes hasta ahora. Ante ese escenario, las comunidades autónomas apuran los últimos días para definir cómo afrontar la evolución de la pandemia de COVID-19 durante esta nueva etapa y qué limitaciones imponer. 

El Gobierno ha aprobado este martes un decreto para regular la nueva fase que se abrirá el 9 de mayo tras el fin del estado de alarma que, entre otras cosas, va a permitir a las Comunidades Autónomas recurrir ante el Tribunal Supremo las decisiones que adopten los Tribunales Superiores de Justicia sobre las restricciones que aprueben para seguir luchando contra la pandemia, según explican a Europa Press fuentes gubernamentales. 

El Ejecutivo facilita así a los gobiernos autonómicos una vía para interponer recursos de casación, en los casos de que los Tribunales Superiores tumben sus medidas. Es decir, se busca unificar doctrina y evitar que ocurra como el pasado verano, cuando tras el fin del estado de alarma algunas decisiones de la justicia fueron contradictorias, y en algunos territorios se permitieron restricciones que en otros, no. 

En estos momentos, medidas como los cierres perimetrales, el toque de queda o los aforos permitidos en comercios y locales de restauración centran las preocupaciones de las regiones, que ya han comenzado a esbozar cómo encarar este nuevo periodo. 

Después de que el Gobierno central se haya mostrado contrario a prorrogar el estado de alarma más allá del próximo domingo 9 de mayo, tal y como han solicitado en repetidas ocasiones varias comunidades, las autonomías han empezado a reaccionar. Así, Euskadi y Baleares preparan un decreto con medidas, Cataluña ha expresado su intención de no imponer el toque de queda y Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana han adelantado que renunciarán al cierre perimetral. 

Puig plantea que se levante el cierre perimetral

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha planteado este lunes que se pueda levantar el cierre perimetral de la Comunidad Valenciana a partir de la próxima semana y confía en que sea posible ampliar el horario del toque de queda. No obstante, en los próximos días se reunirá la Comisión Interdepartamental para concretar las nuevas restricciones.

Puig ha insistido en pedir "prudencia" pese a que la Comunidad Valenciana es la autonomía con "menos riesgo" de contagio en estos momentos y ha incidido en que la desescalada no puede ser "disruptiva": "No se va a pasar a cero restricciones".

"Vamos a seguir con las restricciones necesarias y solo las necesarias, no queremos continuar con las restricciones porque sí"

"Vamos a seguir desde la misma convicción y capacidad de tomar todas las restricciones necesarias y solo las necesarias, no queremos continuar con las restricciones porque sí", ha destacado el presidente. En este sentido, ha incidido en que presentarán informes técnicos "ajustados a la realidad epidemiológica" para sustentar su postura ante el Tribunal Superior de Justicia de la región, que debe ratificarlas.

Adiós al confinamiento perimetral en Castilla-La Mancha

Por su parte, el Gobierno de Castilla-La Mancha no mantendrá el cierre perimetral de la comunidad el próximo domingo, 9 de mayo, pero es partidario de no eliminar otras limitaciones para evitar los contagios de coronavirus, como el uso de la mascarilla y el toque de queda. Lo ha explicado este lunes el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, que ha detallado que esta semana firmará un decreto con las medidas frente a la pandemia de COVID-19 cuando pase el estado de alarma.

"Seguimos creyendo en el uso de la mascarilla, el toque de queda, y otras medidas eficaces en este tiempo de transición hasta una vacunación universal", ha afirmado el líder regional. Sin embargo, ha añadido que se levantará una de las restricciones que "más duele", como es el cierre perimetral de la región, que lleva vigente desde el 30 de octubre de 2020, salvo los días que se levantó en Navidad.

"Seguimos creyendo en el uso de la mascarilla, el toque de queda, y otras medidas eficaces"

Asimismo, García-Page va a pedir que haya un "paraguas" constitucional que permita seguir teniendo un equilibrio prudente entre las restricciones para frenar la expansión del virus y la apertura hacia una vida normal, para no pasar "de cien a cero, o de cero a cien", sino hacer una desescalada ordenada.

Ni cierre ni toque de queda en La Rioja

La Rioja levantará el próximo domingo, 9 de mayo, el cierre perimetral de la comunidad autónoma y el toque de queda e implantará un nuevo "semáforo" con indicadores para imponer, si es necesario, diferentes restricciones. Así lo ha explicado este lunes la presidenta del Gobierno regional, Concha Andreu, en una conferencia informativa, que ha ofrecido tras mantener diferentes reuniones con alcaldes, grupos parlamentarios, sindicatos y empresarios.

Andreu ha explicado que el estado de alarma "ha sido un paraguas jurídico" que ha permitido a La Rioja y el resto de autonomías "adoptar medidas más allá de sus competencias" y ahora deben "anticiparse". Para eso, "se adopta un sistema basado en indicadores", en especial la incidencia a 14 y 7 días. No obstante, ha señalado que hasta el próximo miércoles no se precisarán los detalles de este sistema.

Cataluña evaluará qué hacer con el cierre perimetral

También se ha pronunciado al respecto Cataluña, cuyo conseller de Interior, Miquel Sàmper, ha asegurado que la voluntad del Gobierno regional es que el toque de queda nocturno decaiga "totalmente" con el fin del estado de alarma si la COVID-19 sigue a la baja. Además, tras la reunión de este martes, Pere Aragonès ha confirmado que el ejecutivo catalán no mantendrá el toque de queda ni el cierre perimetral de la comunidad una vez que concluya el estado de alarma en España.

En los mismos términos se había pronunciado poco antes la portavoz del Govern, Meritxell Budó. Ante la pregunta en una entrevista en Ràdio4 y La2 sobre si el confinamiento perimetral de Cataluña también decaerá, ha respondido que "se tiene que acabar de valorar". Sin embargo, ha apuntado que el objetivo es "no necesitar aplicar medidas adicionales".

Para definir estas medidas, este martes la reunión semanal del Govern abordará un decreto-ley para adaptarse a la nueva situación para que, en el caso de que sea necesario, la Generalitat pueda reactivar algunas de las restricciones que decaerán el 9 de mayo, como el toque de queda nocturno, el cierre perimetral de Cataluña o la cifra máxima de personas que se pueden reunir.

loading...
loading...