Internacional

El asesino neonazi noruego Anders Breivik pide 8 millones de euros a productoras de cine por sus memorias

  • El próximo día 22 se cumplen 10 años de la matanza de Utoya y Oslo, en la que 77 personas perdieron la vida.

El ultraderechista Anders Behring Breivik hace el saludo fascista al inicio de un juicio de apelación.
Lise Aaserud / EFE

El próximo 22 de julio se celebra el décimo aniversario de la terrible matanza de Utoya, en Noruega, en la que el neonazi Anders Breivik asesinó a 77 personas (sumando las víctimas de un atentado previo en Oslo), la mayoría de ellos jóvenes pertenecientes al partido socialista de aquel país.

Breivik cumple una condena de 21 años, y según ha revelado el diario The Sun, este neonazi confeso ha enviado numerosas cartas a diferentes productoras de cine en las que ofrece sus memorias para ser adaptadas a una película o serie, y pide por ellas la suma de 8 millones de euros.

Este rotativo británico revela que el asesino en masa noruego, de 42 años, que escribe 50 páginas al día en su diario de prisión, ya ha escrito una biografía y un guion cinematográfico y ha enviado invitaciones para ser entrevistado en prisión.

Fuentes penitenciarias citadas por The Sun dicen que "la apuesta de Breivik por la fama, el dinero y la libertad es un insulto para sus víctimas y sus familias. También lo es la vida en prisión que lleva. Breivik vive una vida de rey en prisión. Nunca ha pedido perdón por sus crímenes perversos y no tiene planes de hacerlo".

Según estas fuentes, Breivik "todavía quiere inspirar a otros y todavía cree en una revolución fascista". Además, está preparando otra petición de libertad condicional y está convencido de que algún día saldrá libre.

Y a pesar de disfrutar de una vida cómoda dentro de una especie de apartamento de tres habitaciones —amueblado con un área de estudio, gimnasio y cocina— en la prisión de Skien, ha presentado una lista de quejas a los responsables de la cárcel.

Quiere una crema hidratante de limpieza profunda mejor que la que usa y dice que muchas de sus comidas se cocinan en microondas. También pide bolígrafos de calidad para escribir, ya que los bolígrafos que le han dado le provocan calambres en la mano.

El biógrafo Asne Seierstad, que ha escrito un libro sobre Breivik, dijo: "Nunca ha mostrado remordimiento. Lo que quiere es un escenario, un lugar para compartir sus pensamientos y su mensaje. Y para ganar más seguidores". Sobre su vida en prisión, agregó: "Dijo que en la cárcel nunca había sido más feliz".

"Lo conozco un poco y manipula mucho las situaciones. Al final se sale con la suya. Habla de los cubiertos de plástico como si fueran una tortura o de café frío o de esperar 20 minutos antes de que lo dejen salir. Habla de estas cosas como si fueran un mal servicio de habitaciones en un hotel".

La matanza

Breivik se convirtió en uno de los asesinos más famosos del mundo el 22 de julio de 2011, después de llevar a cabo dos ataques de lobo solitario. En el primero, bombardeó el barrio del gobierno noruego en Oslo. Esto resultó ser solo una distracción ya que, vestido de policía, luego viajó al campamento de verano del Partido Laborista Noruego en la cercana isla de Utoya y llevó a cabo una masacre con un fusil y una pistola. La mayoría de sus 77 víctimas eran adolescentes; sus víctimas más jóvenes tenían solo 14 años.

Antes de los incidentes, Breivik, que idolatraba a Adolf Hitler, escribió un manifiesto de 1.500 páginas bajo el seudónimo de Andrew Berwick. En él, culpó al feminismo por el "suicidio cultural de Europa", se opuso al Islam y pidió la deportación masiva de musulmanes de Europa.

Tras ser detenido, Breivik fue sentenciado al máximo que la ley noruega permite, 21 años, aunque esta pena podría extenderse si aún se lo considera un peligro para la sociedad.

Hasta ahora, Breivik ha publicado casi dos docenas de cartas en las que explica cómo quiere vender los derechos de libros, películas y entrevistas. Uno de los destinatarios fue Christoph Andersson, especialista en extremismo de derecha. Andersson dijo que en su carta, Breivik había valorado el material en 10 millones de dólares (unos ocho millones de euros).

Mientras tanto, su abogado confirma que Breivik está apelando su sentencia. El asesino planea intentar obtener la libertad condicional después de cumplir los primeros diez años de su condena. El abogado dijo: "Este es un derecho que tienen todos los presos y que él quiere ejercer".

Sin embargo, el propio padre de Breivik cree que nunca debería ser liberado. Jens Breivik dijo: "No me siento su padre. ¿Cómo pudo quedarse ahí parado y matar a tanta gente inocente y parecer pensar que lo que hizo estuvo bien? También debería haberse quitado la vida".

Su vida en prisión

Breivik, que ha cambiado su nombre por el de Fjotolf Hansen, está recluido en una celda de tres habitaciones: una para dormir, otra para estudiar y otra para hacer ejercicio, cada una de ellas de 8 metros cuadrados.

Tiene acceso a un gimnasio privado, un ordenador portátil y un escritorio. Tiene acceso videojuegos y reproductor de DVD, También tiene acceso a libros y periódicos.

loading...