Internacional

Expulsada de la Armada británica una marinera que asaltó sexualmente a tres compañeros varones

  • La joven alegó que se había emborrachado para sobrellevar el "acoso misógino" al que la sometían sus compañeros.

Imagen aérea de la base naval de Clyde, en Escocia.
WIKIPEDIA

Una marinera de la Royal Navy (la Armada de Gran Bretaña) ha sido despedida del cuerpo por agredir sexualmente a tres colegas masculinos después de una noche de juerga durante una expedición de supervivencia en Noruega.

Tal y como recoge el Daily Mail, la marinero Jodie McSkimmings, de 31 años, se sentó a horcajadas sobre un compañero marinero y lo inmovilizó en una cama antes de hacerle tocamientos a él y a otros dos durante una juerga en la que acabaron ebrios, según se escuchó en el consejo de guerra al que fue sometida.

McSkimmings cometió, según el tribunal militar, cinco delitos en el espacio de cinco horas después de beber al menos seis latas de cerveza y una botella de vino. El tribunal considera probado que exigió besos a sus colegas masculinos, negándose a aceptar un no por respuesta y luego trató de desnudarlos.

Además de las tres agresiones sexuales, también trató de sentarse en el regazo de un sargento antes de golpearlo y luego golpeó a un cabo en la cara mientras sostenía una lata de cerveza.

Así ocurrieron los hechos

McSkimmings estaba destinada en la base naval de HMNB Clyde, en Escocia, cuando fue desplegada con el 45 Comando del Regimento de la Marina Real en Noruega en el año 2020.

Según el testimonio del fiscal, el teniente coronel Michael Culver, su primera víctima la vio "bebiendo un trago de una botella de vino" antes de invitarlo a uno de los dormitorios durante la misión.

"Después de unos cinco minutos de conversación normal, ella comenzó a buscar repetida y explícitamente no solo un beso, sino también relaciones sexuales con él. Le dijo repetidamente que se negaba y dijo que estaba borracha. Sin embargo, ella procedió a sentarse a horcajadas sobre él, usando su peso corporal para inmovilizarlo en la cama. Ella le besó la boca y metió la mano dentro de su camiseta para intentar desabrocharle los pantalones. Ella le puso la mano en la nalga. Él se opuso varias veces y luego ella se detuvo, pero procedió a insultarlo", dijo Culver.

El tribunal escuchó que más tarde invitó a otro colega masculino a la misma habitación donde ocurrió la primera agresión sexual. El teniente coronel Culver explicó: "Él se negó, pero ella insistió y él cumplió con su deber de mantenerla tranquila. Nuevamente ella pidió inicialmente un beso, él dijo que no y que tenía novia. Ella fue persistente y le dijo 'solo estamos tú y yo aquí y nadie tiene por qué saberlo'. El marinero dijo 'ese no es el tema, no quiero'. Él dijo que se iba a ir y ella le puso la mano izquierda en la entrepierna. Él dijo '¿qué estás haciendo?' Y le pidió que se alejara de él y ella salió de la habitación murmurando después de eso, dejándolo conmocionado", dijo Culver.

Más tarde esa noche, McSkimmings entró en la habitación de otro colega. Según Culver, "Ella comenzó a intentar desabrocharle los pantalones y él se opuso, diciendo que tenía novia. Él le apartó la mano y ella intentó agarrarle la cremallera dos veces más. Se sintió conmocionado, confundido e incómodo. Finalmente se detuvo y se puso de pie, salió de la habitación y, mientras lo hacía, dijo 'que te jodan".

Antes de este último incidente, McSkimmings había golpeado a un sargento mediante un puñetazo dirigido a la parte baja de la espalda y agredió a un cabo con una lata de cerveza en la mano. Estos hechos ocurrieron en el comedor.

La marinero admitió tres cargos de agresión sexual, un cargo de agresión y un cargo de uso de la violencia contra un oficial superior. El tribunal tuvo en cuenta su historial de problemas de salud mental, incluida la depresión, y dijo que ella todavía estaba luchando contra esta enfermedad en el momento de los incidentes debido al sufrimiento de "acoso misógino" de sus colegas.

El juez se expresó así en la lectura de la sentencia: "Durante un período de cinco horas estuvo, y permaneció, tan intoxicada que no recordaba los hechos. Estos son asuntos muy serios, tanto de naturaleza sexual como violenta. Aceptamos que tuvo lugar un comportamiento desafiante por parte de sus colegas masculinos que afectó significativamente su salud mental. Dijo que bebió para bloquear la miseria en la que se encontraba, pero lo hizo voluntariamente".

McSkimmings fue sentenciada a abandonar el cuerpo y se le ordenó hacer 120 horas de trabajo no remunerado y 20 días de rehabilitación.

loading...