El independentismo pena sus culpas. El CIS sitúa a Arrimadas como la más votada en Cataluña. Sube también Iceta, a cuya transversalidad beneficia la aritmética que avanza el sondeo al no alcanzar los separatistas la mayoría absoluta. Queda por delante una insólita campaña que augura sorpresas, pero la cabalgada de Ciudadanos en las encuestas es ya un golpe de efecto que coloca a su amazona como la Inés de Cataluña y de toda España.