Campeones ya era un éxito antes incluso de triturar la taquilla por su bien mostrar una diversidad que los mundos de Instagram y muchos planos de la realidad se empeñan en ocultar.

Me consta que sorprendió a muchos que más de tres millones de espectadores fueran al cine a verla, olvidando que en España hay casi 270.000 personas con discapacidad intelectual, con familiares, amigos y profesionales que los quieren y atienden; todos ellos sorprendidos, en cambio, por que un largometraje con cierta ambición los tuviera como protagonistas.

Ahora ese "cine que te hace feliz" de Fesser va a ir a Los Ángeles para competir por un Óscar. Ojalá nos sorprenda de nuevo.


Información relacionada: