Partido serio, muy serio, de España. Con una presión para recuperar y con un juego parecido al del pasado pero, al menos en Wembley, más directo y con menos 'tiki-taka', sin dejar de tener la posesión del balón en la mayoría de los minutos y sin aburrir a la defensa inglesa ni desesperar a los telespectadores.

La Selección, después de ganar la Copa del Mundo y la Eurocopa del 2012, siguió empeñada en el juego que nos llevó al éxito, sin la evolución que todos los inventos precisan. Luis Enrique ya lo logró con el Barça de Guardiola y con España, en su primer partido, parece que también. No comenzó bien el partido en Wembley, pero la reacción fue excelente, dándole la vuelta al marcador y, después, sin ser excelente, supo controlar el 'tempo' y ganar los 3 primeros puntos de la UEFA Nations League.

España empieza mandando en este 'invento' de la UEFA y además ganando en Londres, dónde sólo hemos ganado una vez y fue hace 37 años. Seguramente dirán que Inglaterra tampoco es para tanto. Pues son los cuartos del pasado Mundial y más de uno pensaba que después de Rusia y con el nombramiento de Luis Enrique, todo iba a ser como en los tiempos prehistóricos antes de Viena. Pues no.

A ustedes no lo sé, pero a mi, la Selección me ha vuelto a gustar y hasta ilusionar porque he visto muchos cambios de cara al futuro sin perder del todo el estilo que nos llevó a levantar dos Eurocopas y una Copa del Mundo.