Dos de cada tres sintecho atendidos por Casa Caridad son ya españoles. Seis de cada diez parados son pobres, y el 40% de los trabajadores temporales, también. El 39% de las familias atendidas por Cruz Roja en la Comunitat no pueden pagar el comedor escolar.

Estos titulares han abierto la sección local de 20minutos en València en las últimas semanas y muestran una realidad mucho más dura y menos idílica de la que a veces se trata de vender. Reflejan el estado de una sociedad que ha sufrido las consecuencias de una crisis brutal y que ha profundizado en la desigualdad.

El diagnóstico es coincidente y viene de entidades que trabajan con los colectivos más vulnerables: Casa Caridad, Cáritas y Cruz Roja. Sus estudios, basados en la convivencia diaria y el conocimiento de estos colectivos, certifican una cronificación de la pobreza, y lo que es más preocupante, un traspaso de la misma hacia las nuevas generaciones. El informe de Cruz Roja alerta de las dificultades para dar a los niños tres comidas diarias de forma regular, para proveerles de calefacción en invierno o para comprar el material escolar necesario (el 42% carece de él).

Los titulares son importantes para poner el acento en todas las realidades, no solo en las élites, y para marcar prioridades. La aprobación de la Renta de Inclusión es un paso positivo. Pero para recorrer este largo camino hacen falta muchos más.