Actualidad

Un cohete chino de 30 metros está regresando a la Tierra fuera de control y podría alcanzarnos el 8 de mayo

El lanzamiento se produjo el pasado 29 de abril.

El jueves pasado China lanzó el módulo central de 'Tianhe', su primera y futura estación espacial permanente. Ahora los restos del cohete 'Long March 5B' están volviendo a la Tierra, aunque todavía no se conoce el momento y lugar del aterrizaje exactos. Se trata del objeto más grande y pesado que realiza una entrada incontrolada a la atmósfera en los últimos años.

Según las primeras predicciones de rastreo espacial, la gigantesca etapa central, que mide 30 metros de largo y 5 metros de ancho, podría entrar en la atmósfera alrededor del 8 de mayo. Es posible que se queme durante ese proceso, pero los escombros podrían llegar a la superficie.

Diseñado específicamente para lanzar módulos de la estación espacial a la órbita terrestre baja, el Long March 5B utiliza de manera única una etapa central y cuatro impulsores laterales.

Durante el lanzamiento del módulo central Tianhe, de 22,5 toneladas métricas, la primera etapa del Long March 5B también alcanzó velocidad orbital en lugar de caer en un área predeterminada hacia abajo. El cuerpo del cohete vacío se encuentra ahora en una órbita de 162 por 306 kilómetros de altitud según el seguimiento espacial del 18° Escuadrón de Control Espacial de Estados Unidos.

Sin la capacidad de reiniciar sus motores, ya que entre otras cosas no tiene combustible, la etapa central será arrastrada hacia la Tierra al aumentar las colisiones con moléculas en la atmósfera terrestre. Las fluctuaciones atmosféricas y otras variables y la alta velocidad de la etapa hacen que las predicciones precisas de cuándo y dónde volverá a entrar la etapa no son posibles hasta unas pocas horas antes del evento.

La inclinación orbital de la etapa central del Long March 5B, de 41,5º, significa que el cuerpo del cohete probablemente caiga un poco más al norte que Nueva York, Madrid y Beijing y tan al sur como el sur de Chile y Wellington (Nueva Zelanda). Podría hacer su reentrada en cualquier punto dentro de esta área.

Jonathan McDowell, astrónomo, explica que “no ha habido una reentrada incontrolada por el diseño de un objeto de más de diez toneladas desde los 90”. Se espera que entre un 20% y un 40% de la etapa central del cohete vuelva a entrar a la atmósfera terrestre.

Como decimos, las últimas informaciones sitúan la colisión alrededor del próximo 8 de mayo. Aerospace Corporation predice que el reingreso ocurrirá el 9 de mayo a las 6:37 hora peninsular española, con un margen de error de más o menos 28 horas. Por su parte, la agencia espacial rusa Roscosmos informa de que su Sistema Automatizado de Alerta sobre Situaciones Peligrosas en el Espacio Ultraterrestre (ASPOS OKP) indicó una ventana de reentrada de 3:00h del 8 de mayo a las 22:00h del 9 de mayo.

China, sin embargo, aún no se ha pronunciado al respecto. Recordamos que un vuelo de prueba en 2020 también vio cómo la etapa central alcanzó la velocidad orbital y acabó entrando a la Tierra sobre el Océano Atlántico. Informes locales sugieren que los escombros de aquel cohete de 20 toneladas sobrevivieron a la reentrada y aterrizaron en Costa de Marfil.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

loading...
loading...