El Mercedes-Benz GLC Coupé es una alternativa a modelos como el BMW X4 y el Jaguar F-PACE. Deriva del modelo anterior, el GLC, pero cuenta con un estilo distinto de la carrocería y una suspensión de serie que lo hace más ágil en las curvas (deja la carrocería 1,5 cm más cerca del suelo).

En cuanto al precio, es más caro que el GLC (entre 3.100 y 4.800 euros) y que sus alternativas. La versión más económica -250 4MATIC- cuenta con un motor de gasolina de 211 CV y cuesta 52.000 euros. También tiene una versión diésel 220 d 4MATIC con 170 CV que cuesta 52.500 euros.

La versión más cara -250 d 4MATIC- tiene un motor diésel de 204 CV y su precio está en los 54.850 euros. Para finales de año, la marca alemana pondrá a la venta la versión diésel 350 d 4MATIC de 258 CV, la híbrida enchufable 350 e 4MATIC (320 CV) y la de gasolina AMG 43 4 MATIC (367 CV).

La direccción del GLC Coupé es más rápida y su carrocería se inclina menos en las curvas que el GLC. El sistema de frenos es de lo menos destacable de este modelo, ya que es necesario pisar de manera intensa el pedal del freno para obtener una deceleración fuerte y la eficacia del sistema disminuye de forma sensible cuando se utiliza de forma intensa.

Respecto al interior del vehículo (imagen arriba), el habitáculo tiene menos espacio que el modelo anterior y acceder a la segunda fila de asientos es más incómodo.

El maletero es más pequeño (imagen), tiene 500 litros, 50 menos que el GLC, pero permite ampliar el espacio de carga (hasta llegar a 1.400 litros) abatiendo los respaldos de los asientos posteriores.

Más información del Mercedes-Benz GLC Coupé en km77.com, con galería de imágenes del exterior y del interior y precios.