El 60% de los españoles de entre 18 y 65 años admiten no hacer prácticamente actividad física y se reconocen como sedentarios o poco activos, y de ellos, el 23% reconocen "no moverse nada de nada", ni tan siquiera caminar con regularidad.

Esta es una de las principales conclusiones del estudio Un país en el sofá: el problema del sedentarismo en España, que ha presentado hoy Vivaz, la marca de seguros de Salud de Línea Directa, y que se basa en 1.700 entrevistas realizadas a personas de la citada franja de edad sobre sus hábitos de actividad física.

En el caso del deporte, el estudio apunta que dos de cada tres españoles -unos 20 millones de personas- no hacen casi ejercicio y 11 millones admiten no practicarlo nunca, con excusas como las obligaciones familiares y laborales y la preferencia por otras actividades.

Tampoco se libran los niños: uno de cada 3 padres afirma que sus hijos de entre 10 y 18 años "no hacen el suficiente deporte". Sostiene el estudio que "España es un país sedentario", lo que hace que el 60% de los españoles reconozcan sufrir sobrepeso y que al 9% les sobren 20 kilos o más.

La mujer trabajadora de mediana edad es la que más se reconoce como sedentaria, mientras que los hombres se ven más como deportistas, y las razones, destaca el estudio, radican en que las mujeres no solo trabajan fuera de casa, sino que son las que suelen llevar la carga de las tareas del hogar, lo que reduce su tiempo para hacer deporte.

El estudio sostiene que "España es un país sedentario"

Ese "sedentarismo extremo" no afecta de igual forma a todo el país: Castilla y León, Baleares y Comunidad Valenciana son los territorios donde más sedentarios totales existen, mientras que en el extremo opuesto se encuentran Asturias, Canarias y Andalucía.

Además, según refleja el estudio, en España no hay consciencia del peligro que supone el sedentarismo, ya que la mayoría de los ciudadanos cree que costumbres como el consumo de tabaco, fumarse algún "porro" de vez en cuando, beber habitualmente alcohol, tener sobrepeso, o comer comida rápida, son variables mucho más peligrosas para la salud que no hacer nunca actividad física.