El chef Jordi Cruz perseguía la tercera estrella Michelin para su ABaC (Barcelona) desde hace "cuatro o cinco años" y la ha conseguido en la edición de la Guía de España y Portugal 2018, "pasándolo bien" en la cocina y transmitiendo la misma sensación al comensal.

De Cruz, con once ediciones como jurado de MasterChef a la espalda, se llegó a decir que su dedicación televisiva le restaba posibilidades de lograr el que es su cuarto "brillo" -luce otro en L'Angle, también en Barcelona- pero ahora ha demostrado que "los inspectores de Michelin pasan muchas veces" y "siempre" le han encontrado en ABaC.

"Me molesta que me digan: ¡Ah, estás aquí!, porque yo siempre estoy aquí salvo excepciones", ha dicho Cruz, quien agradece que su cocina "que evoluciona, de producto, de tradición y de vanguardia" combinada con una sala en la que se reivindica el papel del camarero para ultimar platos ante el cliente, hayan sido merecedoras de la esperada estrella Michelin, el máximo reconocimiento de la guía.

Cruz celebrará haber ascendido al olimpo de las tres estrellas Michelin, conformado desde hoy por once restaurantes, con "jamón, trufa, cava o un gin-tonic" para después seguir luchando en la cocina porque "hay una competencia muy dura".

ABaC ha logró este miércoles la tercera estrella Michelin junto a Aponiente, en El Puerto de Santa María (Cádiz), algo que no ocurría desde 2013, cuando la consiguieron el Azurmendi de Eneko Atxa (Vizcaya) y Quique Dacosta Restaurante en Alicante.