A partir del 15 de diciembre, aquellos que no tengan la etiqueta medioambiental de la DGT y les corresponda tenerla, podrán comprarla en algunas oficinas de Correos (listado de las oficinas en los que estará disponible). Esto es para todas las provincias españolas salvo en Barcelona, ya que aquí se pueden comprar dichas etiquetas desde el 1 de diciembre en 30 oficinas de Correos de la Ciudad Condal (listado).

Ante esta información, nos preguntamos por qué aquellos usuarios de vehículos que les corresponde la etiqueta aún no las han recibido y por qué tendrían que comprarlas cuando a otros usuarios ya les ha llegado sin tener que pagar. Según la DGT, "se han repartido por carta unas 4 millones de etiquetas y se hizo de forma promocional para que la gente conociese estos distintivos" lo que da a entender que no repartirán más y que habrá que pagarlas a partir de ahora. No obstante, nos han asegurado que "las etiquetas medioambientales no son obligatorias por lo que no es necesaria su compra, de momento". 

Si no has recibido todavía ninguna etiqueta de la DGT, en esta web puedes comprobar con la matrícula de tu vehículo si te corresponde una -recordamos que los más contaminantes no recibirán ningún tipo de distintivo-. En el caso de que sí tengas opción a una de las cuatro tipo de etiquetas -artículo con la clasificación de las etiquetas medioambientales- y quieras comprarla (insistimos en que de momento es voluntaria) deberás ir a alguna de las oficinas de Correos del listado que hemos enlazado anteriormente.

Para solicitarla, además de pagar 5 euros, deberás presentar el permiso de circulación del vehículo, la matrícula y el DNI del propietario o una autorización del mismo con fotocopia del DNI si va a hacer la gestión otra persona.

La DGT recomienda que "se adhiera en el ángulo inferior derecho del parabrisas delantero, si se dispone de él, o en su defecto, en cualquier sitio visible del vehículo para que la identificación de los vehículos menos contaminantes sea más rápida".