¿Demasiado calor para pensar en deporte, aunque sea algo relejante como el yoga? ¿No crees demasiado en la capacidad relajante del yoga, en los saludos al sol, las asanas y demás términos que parecen sacados de un libro de autoayuda? No estás solo, pero seguro que si a la receta le ponemos un poco de helado la cosa mejora.

Eso es lo que, con mucha vista comercial, lleva tiempo proponiendo Ben&Jerry's, la conocida marca de helados que ha acuñado el término "ice cream yoga", y que este verano ha llegado a España de la mano de los hostales Generator de Madrid y Barcelona. ¿Una nueva tendencia gastro-deportiva? Tal vez sea mucho decir, pero también es verdad que después de ver el yoga combinado con cerveza, esta idea puede parecer hasta buena. Sí, suponemos que los nutricionistas no estarán muy de acuerdo con ninguna de las dos variedades.

La idea es muy sencilla: combinar la meditación del yoga con un poco de helado entre postura y postura. Que el helado es un remedio bastante infalible para estar más felices y relajados lo sabe todo el mundo -incluso hay estudios que aseguran ser capaces de demostrarlo de forma científica-, así que no parece una combinación muy loca si de lo que se trata es de acabar la sesión con una sonrisa y mucha paz interior.

No lo decimos nosotros, que de helados sabemos pero de yoga lo justo. Lo asegura Esther Treviño, popular monitora de yoga y experta en estos temas. "El yoga se basa en sentirse bien, sentirse feliz y relajarse", explica Treviño. Por lo que, añadiendo el complemento del helado, "adoptamos una práctica que muchos adoran e inyectamos un elemento de indulgencia en ella", asegura.

Eso sí, algo nos dice que inluso sin yoga un poco de helado en pleno verano también ayuda a sentirse mejor. Y produce menos agujetas.