Ceviche y pisco sour. Para muchos esa es la combinación clave cuando se habla de cocina peruana aunque, por supuesto, tanto el recetario como la oferta de bebidas del país van mucho más allá de eso. De hecho, para muchos, la Inca Kola -un refresco de color amarillo y sabor entre lo dulzón y lo indescriptible- es el mejor maridaje posible para estas recetas.

Pero dejando a un lado este refresco amado en el país pero que no suele gustar fuera, hay otra gran bebida dentro de la coctelería peruana que merece mucho la pena descubrir, sobre todo ahora en verano, cuando apetecen más tragos largos y refrescantes y tal vez dejar el estupendo pisco sour para otras épocas.

Hablamos del chilcano, que poco a poco se empieza a conocer en España aunque, tal y como nos cuenta José María Vázquez , barman de Yakumanka -la cevichería de Gastón Acurio en Barcelona-, el pisco sour sigue siendo el rey, también en verano.

¿Y qué es un chilcano? Muy sencillo: un coctel hecho en base de pisco, zumo de lima y ginger ale, que se remata con unas gotas de angostura y se sirve con hielo y en vaso alto.

Su elaboración es tan sencilla, nos explica, que el único truco es usar ingredientes de calidad. Un buen zumo de lima recién exprimido y, aunque se puede hacer con cualquier pisco -el tono ahumado de esta bebida aporta mucha personalidad al cóctel-, Vázquez apuesta por uno de uva quebranta.

¿Te animas a prepararlo en casa? Además del tradicional, desde Yakumanka nos sugieren una versión de naranja. La receta es muy fácil, sólo hay que combinar en un vaso alto con hielo estas cantidades: 2 medidas de pisco, 1 medida de zumo de naranja natural, 1 medida de ginger ale, 2 o 3 gotas de amargo de Angostura, y decoramos con un poco de jengibre y una ramita de canela.